lunes, 9 de febrero de 2009

Poemas de Bécquer


ALGUNA VEZ LA ENCUENTRO POR EL MUNDO

Alguna vez la encuentro por el mundo
y pasa junto a mí;
y pasa sonriéndose y yo digo:
¿Cómo puede reír?

Luego asoma a mi labio otra sonrisa,
máscara del dolor,
y entonces pienso: —Acaso ella se ríe,
como me río yo.

VOLVERÁN LAS OSCURAS GOLONDRINAS
Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y, otra vez, con el ala a sus cristales
jugando llamarán;
pero aquéllas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres...
ésas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aun más hermosas,
sus flores se abrirán;
pero aquéllas, cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día...
ésas... ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón, de su profundo sueño
tal vez despertará;
pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido.... desengáñate
¡así no te querrán!

Gustavo Adolfo Bécquer (1868)

3 comentarios:

Noelia dijo...

Gustavo Adolfo Bécquer ocupa un lugar muy singular en la literatura española. Todas sus obras fueron publicadas después de su muerte, y a pesar de los más de 100 años transcurridos desde su aparición, aún produce admiración por sus composiciones tan sencillas, llenas de sentimientos. Para un lector imaginativo y sensible, es fácil entender el mensaje lírico expuesto en cada verso.
Un autor del Romanticismo, la época en la que de ver el mundo como algo estático y ordenado, inteligible por la razón, se pasa a concebir como una realidad en movimiento y misteriosa, en la que hay que sumergirse para conocerla. La razón sólo es considerada como una parte más de lo humano, que ignora precisamente lo más individual y lo más verdadero: el sentimiento y la imaginación. El hombre universal (una idea del ser humano que trasciende las diferencias personales, sociales y nacionales) va a ser desplazado por el yo concreto, igual que la idea de una humanidad genérica lo será por la del pueblo. La estética y la temática del romanticismo giran en torna a estos dos conceptos: Individualismo y subjetivismo y exaltación de la libertad, que se pueden desarrollar en una serie de aspectos, como por ejemplo que los temas predominantes son: la frustración del yo, del amor y de los sentimientos de tristeza, soledad, nostalgia, melancolía y desesperación.
En la métrica, Bécquer es el poeta de la asonancia. Tiene miedo de que le corte un asonante la exhalación de los suspiros auténticamente sentidos. Y como tal, vemos como este poema se compone de un terceto y un cuarteto, arte menor y cómo su nombre indica, rima muy asonante.
En este poema, siguiendo con su esquema, de cortos, concisos y muy directos, Bécquer nos explica cómo una mujer, supuestamente la mujer con la que en el año en el que había sido escrito el poema habían pasado por una ruptura, cuando se la encuentra le sonríe, acto que a él le ofende, le indigna, ya que una sonrisa es síntoma de felicidad y él no la comparte, después de esto, él le devuelve la sonrisa "máscara del dolor" reflejando así también felicidad y ocultando su dolor, entonces se replantea el hecho de que quizás ella le sonrió escondiendo, también, su sufrimiento.
Escogí este poema porqué me llamo la atención cómo con tan pocas palabras, tan pocos versos, Bécquer fue capaz de expresar aquello que muchas personas sienten al haber dejado atrás una relación, la falsedad por parte de los dos sin que ninguno de los dos renuncie a su orgullo para decir realmente lo mal que lo está pasando y también por la sencillez del lenguaje. A parte, es un buen ejemplo de cómo la estética y la temática del romanticismo gira en torno a los dos conceptos, ya nombrados anteriormente, individualismo y subjetivismo, también podemos ver porqué Bécquer es nombrado poeta de la asonancia.

Sergio dijo...

• El poema es de Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) perteneciente al movimiento Romántico europeo. Bécquer fue un escritor poco reconocido en su época y no fue hasta después de su muerte que su obra fue publicada y valorada. Su obra era plenamente romántica y estaba impregnada del individualismo típico del romanticismo. Además Bécquer destaca por tener un estilo sencillo y corto, pero tremendamente pasional ya que cada uno de sus poemas están cargados de gran cantidad de sentimientos íntimos propios del autor.

• El poema está formado por 24 versos, con una combinación de versos heptasílabos y endecasílabos. Está estructurado en 3 estrofas, alternándose cada tres versos endecasílabos uno heptasílabo, dando una imagen parecida a la estrofa de pie quebrado y, igual que ésta, rompiendo el ritmo. La rima es asonante y está presente únicamente en los versos pares.

• El poeta, dirigiéndose a la que fue su amada, le explica mediante varias metáforas que, a pesar de que ésta consiga rehacer su vida, nada volverá a ser como antes y nadie jamás la amará tanto como él lo hizo. El poema está dividido en tres partes, siendo las dos primeras clasificables en una que las englobe. En las dos primeras el poeta utiliza dos metáforas para recordarle a su amada que nada volverá a ser lo que era: en la primera utiliza a las golondrinas como ejemplo, diciendo que no volverán a verlas volver, sin embargo la intención del poeta tan solo es recordarle a su amada que él no estará ahí con ella. En la segunda parte el poeta habla de las plantas del jardín, utilizándolas con el mismo fin que las golondrinas. No es hasta la última estrofa que el poeta aclara la intención de su poema explicando que tal vez ella vuelva a amar, pero que nadie la amará como él.
En las tres estrofas el poeta usa el mismo estilo. En los primeros cuatro versos hace referencia al elemento que volverá (que no es otro que el amor) y en los cuatro restantes recuerda que no será lo mismo nunca.

-Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y, otra vez, con el ala a sus cristales
jugando llamarán;

[El elemento que volverá (las golondrinas).]

-pero aquéllas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquéllas que aprendieron nuestros nombres...
ésas... ¡no volverán!

[Los detalles del elemento que no serán lo mismo (las golondrinas, que no son las mismas que las que volverán, sino otras).]


• En conclusión, el poema en si mismo se trata de una metáfora contraponiendo siempre que el amor volverá pero no con él y no del mismo modo. Y podría resumirse con los cuatro últimos versos, que explican a la perfección la intención del poema:

pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate:
¡así no te querrán!

Miguel dijo...

·Poema de Gustavo Adolfo Bécquer.

Localización: Rima nºLII del libro de Rimas y Leyendas.

Resumen: La poesía habla de la existencia de una gran amor entre dos personas que acaba por alguna razón. Entonces él le dice a su gran amor que ya encontrará a otra persona a la que vuelva a querer pero que como él no la va a volver a querer nadie.

Tema: El fin de un gran amor.

Estructura: La rima se puede dividir en dos partes, Las primeras 4 estrofas, desde el verso nº1 hasta el nº16. Las últimas 2 estrofas, desde el verso nº17 al verso nº24.
Se puede decir que en la primera parte del poema habla sobre las cosas que pasan en la vida y que volverán a pasar siempre con un "pero", que ya no será lo mismo para él porque no está con ella. En la ssegunda parte ya especifica sobre lo que habla directamente, como podemos ver en el verso nº17 "Volverán del amor en tus oídos", y nos explica que ella se volverá a enamorar pero que ya nada será igual.

Métrica: Los versos pares tiene ritmo asonante y los impares quedan libres, sus versos suman 11 sílabas de arte mayor y 7 sílabas de arte menos en algunos versos. En cada estrofa se trata de los 3 primeros versos de 11 sílabas, por lo tanto Arte Mayor y el 4º y último de cada estrofa trata de 7 sílabas, arte menor.

Algunas figuras retóricas:
Hipérbaton-
"en tu balcón tus nidos a colgar"
"de tu jardín las tapias a escalar"
Exclamación retórica-
"¡no volverán!"
"¡no te querrán!"

Coclusión:
Rememora momentos estacionales como por ejemplo cuando vienen las golondrinas, cuando la madre selva floreze i los compara con su amor que ya no volverá.
Al final, última estrofa se pueden ver unas frases en que el autor le dice todo lo que él cree que le debe decir (sentencia).